Archivo de la categoría: Añoranza

La casa de tus padres

Camino por las calles solitarias del centro de mi ciudad natal. He vuelto después de no sé cuánto tiempo, es medianoche y esta ciudad… de ella todo se ha ido. Camino y pienso, «es posible encontrarte si llamo a tu … Seguir leyendo

Publicado en Añoranza, Historias, Prosa, Relato | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Hurgar en la herida abierta (escribir para sanar)

Esta es la tercera noche consecutiva que me siento frente a la computadora con la intención de escribir alguna frase, una oración, simplemente una línea, para revertir el hechizo, para conjurar al silencio que me arrebató las palabras. Pero no … Seguir leyendo

Publicado en Añoranza, Biográfico, Imposibilidad, Pensamientos | Etiquetado , , , , , , | 2 comentarios

Vulnerable al vacío

Publicado en Añoranza, Pensamientos, Prosa, Reflexiones | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Tentación y el suicidio (Poesía de la vida)

1 Anoche casi no pude dormir, y me puse a pensar que es posible crearme una vida diferente a la que tengo. Busqué entre los libros que compré y aún no leo. No son muchos, pero son suficientes para ocupar … Seguir leyendo

Publicado en Añoranza, Fotografía, Historias, Imposibilidad, Prosa | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Fastidio

A Roberto La imagen es la misma. Un hombre sentado a la barra de un bar clandestino. Se lleva el pitillo a la boca y exhala el humo después, mientras un temblor involuntario le atraviesa los labios. El hombre fuma … Seguir leyendo

Publicado en Añoranza, Historias, Imposibilidad | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Es difícil decir adiós

Es difícil imaginar un hasta siempre. Es difícil incluso considerar el adiós momentáneo porque aún intento aferrarme a la última posibilidad, de la que hablamos mientras te cortaban el cabello y arreglaban tus uñas. Esa vez dijiste que la vida … Seguir leyendo

Publicado en Añoranza, Imposibilidad, Prosa, Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Poética de la seducción

Me miró con esos profundos ojos negros y mirada fina, delicada como el roce de sus manos. Ella era una jovencita fresca, agraciada, se movía entre la multitud con el arte de las ninfas, ataviada con un vestido que llegaba … Seguir leyendo

Publicado en Añoranza, Poema, Prosa, Relato, Texto | Etiquetado , , , , , , | 2 comentarios